Este último verano estuve una semana en Italia con mis cuñados y mi suegra. Nos alojamos en casa de mis padres y mis invitados quisieron llevarles una paleta de jamón ibérico que les encantó a todos.Yo soy un enorme aficionado al jamón ibérico y reconozco que, por mi gusto, es mejor que el prosciutto italiano (aunque me encante este también). Mi cuñado se ríe porqué dice que sólo cuando hablo de jamones prefiero lo que se hace en España al producto italiano y aunque no considero que esto sea cierto al 100% (mi mujer es española y es la mejor del mundo…), es verdad que está de muerte.
Los prosciuttos italianos que conozco son los de Parma y San Daniele. Ambos son jamones con un sabor muy delicado y que tienen una calidad muy elevada, pero si os gustan los sabores más fuertes, entonces vosotros también pensaréis que el ibérico es mejor.

Por otro lado tengo que decir que, cuando vamos a Italia, Estrella come prosciutto y le gusta mucho. Además me dice siempre que los carniceros de los supermercados italianos lo cortan mucho más fino que los españoles y le encanta como lo envuelven con todas las capas separadas con papel transparente (así es más facil de repartir).

Las zonas de Italia con los prosciuttos más famosos son sin dudas Parma y San Daniele (un pueblo de 8.000 habitantes cerca de Udine, en la región que está al lado de Eslovenia) aunque los cerdos provienen de varias dehesas del Centro y Norte de Italia. Ha leído que también la Toscana y el Umbria producen prosciuttos de muy buena calidad pero no los he probado nunca.